miércoles, 12 de noviembre de 2008

Cracking the code (2)

(Cómo fue que nos cambiaron la bolita)

Hace semanas descartaba yo el fraude informático como una posibilidad en las elecciones municipales en Nicaragua. Créame cuando le digo que de eso de informática sé bastante y según pensaba yo, el fraude informático debía ser muy complejo y sólo una mente muy sofisticada y muy bien entrenada podía producirlo. Yo estaba buscando una sofisticada manera de hacer fraude, de cambiar los resultados electorales para que reflejaran lo que Ortega quería reflejaran y no podía encontrarla. Yo sabía que Ortega y sus informáticos, con sus mentes simples no eran capaces de hacer trampas de una manera sofisticada y pensé que por eso no lo harían, pero lo hicieron. De mil modos burdos, nada sofisticados, se robaron la voluntad popular y uno de esos modos fue un burdo fraude informático. Ellos, los tramposos, confiaban en que nadie iría a observarlos y nadie sería capaz de detectar el fraude electrónico. Desde mi privilegiado punto de observación y con los ojos y oídos bien abiertos, la noche del domingo entendí con claridad cómo se hizo el fraude informático, como buen entendedor, con pocas palabras.

Trataré de explicárselo a usted de modo sencillo, no porque crea que usted no lo entendería de otro modo sino porque ese es mi estilo, me encanta la sencillez de los argumentos. Aquí voy. No puedo usar en mi explicación un acta electoral porque no la tengo, ni le puedo hacer un esquema de mi puño y letra porque no tengo un scanner a mano así que utilizaré una simple tabla de procesador de texto. Si usted quiere tomar lo que digo y explicarlo mejor y más bonito, con figuras y todo eso, es usted libre de hacerlo, sólo mándeme una copia de su trabajo, por favor.

El acta electoral, en la que se anotaban los resultados de la votación en cada Junta Receptora de Votos (JRV), era básicamente una tabla como esta (para fines de explicación no meto votos nulos ni otras cosas):


Partido

Alianza PLC

FSLN

ALN

Otro

Votos







Que una vez llena con los resultados de la elección se vería por ejemplo así:


Partido

Alianza PLC

FSLN

ALN

Otro

Votos

250

75

50

25

Cada acta con los datos era firmada por los fiscales, que desde ese momento no le quitaban el ojo de encima. Los fiscales del FSLN tenían la orden de arriba de llevar el acta íntegra, no importaba cuáles fuesen los resultados, al centro de transmisión de los datos en el estadio nacional. Los fiscales de los otros partidos tenían la misión de cuidar el voto de la gente, sin quitarle el ojo al acta. En el estadio los miembros de las juntas receptoras de votos que habían llegado hasta ahí custodiando los datos llegaban a una mesa de transmisión en la que una imagen del acta (una copia escaneada del acta) era enviada al Centro Nacional de Cómputo, ubicado en Metrocentro. El acta que había sido escaneada era llevada luego a una bodega, en la que se guardaría por cualquier reclamo. Los miembros de la JRV terminan su misión aquí pues ya no tienen nada que vigilar pues los datos han sido transmitidos y las computadoras son “honradas” y no mienten, piensan ellos. En su camino de salida los fiscales depositan el sobrante de los materiales utilizados en un contenedor para tal efecto y pueden al fin relajarse y disfrutar de un merecido descanso.

Regresemos ahora al acta enviada. Recuerde que le dije que una imagen del acta es enviada al centro nacional de cómputo y es impresa allá. En el Centro de Cómputo hay una gran cantidad de computadores en la que se escribirán los datos de la elección. Los computadores se dividen en dos grupos separados por un amplio pasillo el uno del otro. Cada imagen de acta se lleva a un computador del primer grupo en el que los datos de la votación son digitalizados, introducidos en la base de datos de la votación. Una vez que los datos de la imagen del acta han sido digitalizados y están dentro de la base de datos, el acta se “baraja” junto con otro montón de imágenes de actas ya trabajadas para que nadie sepa de cuál computador viene cada cual y se lleva a un computador del segundo grupo. Aquí los datos son de nuevo introducidos al computador y una vez que han sido introducidos, la computadora central del consejo revisa si los datos de la computadora del primer grupo se corresponden con los datos de la computadora del segundo grupo y sí y sólo si los datos se corresponden los unos con los otros, los datos son aceptados como ciertos. No es posible que un digitador del primer grupo se alíe con uno del segundo para favorecer al candidato de su preferencia, pues no sabe cuál acta metió cada cual. ¿Infalible verdad? pregunta orgulloso el director del Centro de Cómputos a sus maravillados visitantes, que sólo pueden atinar a mover sus cabezas afirmativamente.

La noche del domingo estuve buscando el eslabón más débil de la cadena, el lugar en el que el prestidigitador podría esconder la pelotita del truco sin ser descubierto y finalmente lo encontré. Tenía que ser en el lugar más firme, en el lugar en el que nadie buscaría, en el lugar donde la intervención humana no pudiera manipular el dato. Todo el mundo, todo observador “sabe” que aquella imagen del acta enviada por vía electrónica es una copia fiel del acta ¿o será que no es tan fiel? me pregunté aquella noche. Por muchos días había estado tratando de descubrir dónde estaba el truco y casi había llegado a pensar que no había tal truco. No podía ser, pensaba yo, que aquel sistema pudiese ser vulnerado. Los funcionarios del Consejo Supremo Electoral aprovechan cualquier oportunidad para mostrarle su sistema a cualquiera que quisiera conocerlo y por el centro de cómputo han pasado muchos observadores que no han podido descubrir su vulnerabilidad. La noche del domingo la realidad me pateó en la cara y yo sólo atiné a sentarme en aquel estadio lleno de gente a pensar y repensar convenciéndome de lo que ahora estoy contándole.

Regresemos por un momento a la segunda tabla que le he presentado, al acta con los datos, aquella cuya imagen fue enviada por vía electrónica al Centro Nacional de Cómputos y que es esta:


Partido

Alianza PLC

FSLN

ALN

Otro

Votos

250

75

50

25


Y que al llegar al Centro de Cómputo llegó exactamente igual, así:


Partido

Alianza PLC

FSLN

ALN

Otro

Votos

75

250

50

25

¿Es una imagen fiel, verdad? ¿verdad que los totales cuadran? ¿o es que no son iguales? ¿Qué pasó?

Los datos se cambiaron por el camino electrónico, un camino que mañana por la mañana le mostraré a usted porque esta noche estoy muy cansado.

Pero ¿cómo?, se preguntará usted, ¿cómo es posible que nadie lo descubra? No puede ser, pues si un partido introduce un reclamo y pide mirar y cotejar las actas uno no encuentra error en ellas. Es que ocurre que el CSE no le dejará a usted mirar las imágenes, no le dará acceso a ellas. Si usted introduce un reclamo le dejarán mirar el acta original almacenada por ahí, pero la imagen falseada, de la que salieron los datos digitalizados, esa no la verá usted pues ahí está escondida la bolita.

Mañana antes del medio día (18:00 GMT) le contaré la parte técnica, la parte filosófica de la canción. Ahora voy a dormir.

No hay comentarios.: