jueves, 20 de noviembre de 2008

¿A eso nos quiere llevar Ortega?

Esta foto, de un niño soldado sandinista, fue tomada cerca de Bluefields, Nicaragua en 1984, mientras librábamos aquella espantosa guerra que por aquellos años nos vimos obligados a librar. ¿Será que otra vez mandaremos a nuestros niños a matarse los unos a los otros en una guerra civil? ¿Es que nunca aprenderemos? ¿Tendremos otra vez que enfrentar una dictadura como hemos hecho tantas veces ya? ¿Tendrá que morir nuestra mejor gente? ¿Habremos de matarnos de nuevo como salvajes? Por el camino que Ortega lleva las cosas, repitiendo los mismos errores de Somoza, sacando los peores errores del sandinismo para repetirlos una y otra vez, tal parece que nos quiere llevar a estos extremos. Va el dictador tomando por la fuerza, todo el poder para sí y para los suyos, sacando tramposamente a todo el mundo del juego, como si el país todo fuera suyo y de su gente, como si el país no fuese también nuestro. Podemos y debemos evitarlo, ahora y no mañana cuando las cosas vayan marchando a toda prisa por ese triste camino tantas veces recorrido. Hay que detener la dictadura antes que ella nos conduzca al abismo. Allá afuera, en la noche de Managua, en pleno siglo XXI , una horda de salvajes pagados por el gobierno, con dinero del pueblo, hace explotar poderosos petardos comprados con dinero del pueblo y agita sus armas frente a quienes pasan frente a ellos para meterle miedo a la gente buena. El lado más oscuro, las pasiones más bajas de nuestro ser como nación, se quiere imponer sobre la parte buena que tenemos, nos quieren arrastrar hacia el abismo. Es mucho lo que ahora se encuentra en juego en este país y si usted no lo mira, abrá sus ojos ahora que aún hay tiempo. En el nombre del amor se está sembrando el odio entre nosotros, se está sembrando vientos y ya llegará un día en que tendremos que cosechar las tempestades. No, si depende de mí, ellos no pasarán.


5 comentarios:

Sergio Ruiz dijo...

Coincido contigo, está cometiendo los mismos errores, usando el mismo discurso...yo soy de ideas sandinistas pero no concuerdo con el modelo "caudillista" de Ortega. Usando esos jóvenes de alto riesgo para sus fines represivos, los está acostumbrando e incentivando a continuar en lo mismo, eso es un boomeran porque despues no los van a poder controlar...

姜堰23张 dijo...

Very rich and interesting articles, good BLOG!

superior dijo...

It seems my language skills need to be strengthened, because I totally can not read your information, but I think this is a good BLOG
jordan shoes

Montecino dijo...

Me da la impresión que lo menos que podrías hacer es acreditar al fotógrafo ya que no pedistes permiso para usar la foto. Mala onda.

Pio Martinez dijo...

Montecino:

Es claro que te debo una disculpa y una explicación que intentaré darte y que te ruego tengas la paciencia de leer, aunque entenderé si el enojo no te deja leerla.

Son cuatro las fotos tuyas que he usado, las otras tres están en los posts inmediatamente anteriores a este. En aquellas tres podrás ver que aparecen los créditos. Al igual que en aquellas tres, en la foto que aparece en este post los créditos han sido incluídos en el código html de la página. No tengo idea de por qué la acreditación no es visible en esta foto mientras en las otras tres es visible. Seguro habré cometido un error del que hasta que vos me lo señalás hoy me doy cuenta, pues a estos posts no he regresado en mucho tiempo. En la pagina de entrada del blog, que es la que siempre veo cuando escribo un nuevo post sólo aparecen unos pocos posts y estos que hoy nos ocupan no son visibles allá.

Es cierto que no te pedí permiso para publicar estas fotos tuyas y es porque pensé que se publicaban bajo la licencia Creative Commons y vos sabés que bajo esta licencia basta acreditar la obra y no es necesario solicitar permiso del autor pues ya lo tenés de antemano. Es hasta ahora, recibiendo tu justo reclamo, que me he dado cuenta que tus fotos no fueron publicadas bajo esa modalidad y que estoy infringiendo tus derechos de autor al publicarlas sin pedirte permiso. No es mi costumbre hacer esto y si vas y mirás las ilustraciones de mis varios blogs, las fotos u otras imágenes que utilizo o son del dominio público o son obra mía o están bajo una licencia creative commons o, cuando son "copyrighted", cuento con la autorización del autor para publicarlas y así lo digo expresamente. Si pasás el cursor sobre cada foto tuya verás que en cada una de ellas aparece el vínculo al sitio en el que vos las has puesto y el nombre original de cada foto. No he bajado las fotos a mi computador ni les he cambiado el nombre, he hecho un link a la foto en flicker, de tal modo que cualquiera pudiese saber su procedencia y conocer el nombre de su autor. Yo también soy autor y soy respetuoso de los derechos de autor y me molestaría encontrar mis humildes productos usados sin mi permiso por aquí o por allá.

Yo no sé por qué razón me he confundido con tus fotos pensando que estaban bajo la licencia "creative commons". Quizás fue por la agitación en Nicaragua y la mía también en esos días en que estos posts fueron escritos y publicados. Los orteguistas ejecutaron entonces un monstruoso fraude electoral para alzarse con 105 (o más) alcaldías municipales de un total de casi 150, dándole un terrible golpe a la frágil democracia nicaragüense y llevando de este modo a la sociedad toda a una situación de impotencia que en el pasado nos condujo más de una vez a la guerra. Vos, que retrataste tan finamente esa guerra de los ochenta en la que yo mismo fui soldado, del lado de la revolución, sabés lo doloroso que ella fue. Usé tus fotos procurando contribuir de este modo a la lucha que en ese momento se libraba por evitar que se cerraran los espacios democráticos cuya apertura costó tanta sangre. Por supuesto, todo esto que te digo no puede excusar el uso de tus fotos sin permiso.

Te ruego disculpes mi falta. Voy a proceder a retirar tus fotos de mi blog después que hayas leído esto.

Saludos de uno que se confiesa admirador de tu trabajo. Lamento que este intercambio se produzca en estas condiciones.


Pio E. Martinez